PROCESANDO

Información FRANQUICIAS
¿No recuerdas tu contraseña? Registrarse

Iniciar Sesión

Fracturas

Fracturas

 

Las fracturas se definen como la ruptura parcial o total de un hueso o perdida de la continuidad normal ósea a causa de un golpe, tracción, traumatismo o una fuerza mayor a la intensidad soportada por el hueso y que puede afectar a los tejidos blandos aledaños (músculo, ligamentos, tendones, vasos sanguíneos, nervios, etc).

 

las fracturas pueden clasificarse de acuerdo a varios factores:

 

  • según su etiología: patológicas, traumáticas, obstétricas, por fatiga o estrés.  
  • según la integridad de la piel: abierta o cerrada  
  • según la localización: epifisiaria, diafisiaria o metafisiaria  
  • según la dirección que toma la línea de la fractura: longitudinal, oblicua, en espiral, transversal, en conminuta o compuesta.

 

Causas

La principal causa de una fractura es una fuerza aplicada sobre el hueso la cual supera la resistencia elástica del mismo.

 

Puede ser por dos mecanismos:

 

Traumatismo Directo: la fractura es producida por un golpe directo y la energía se transmite directamente entre la piel y las partes blandas, en esta clasificación pueden entrar las fracturas producidas por caídas.

 

Traumatismo indirecto: la aplicación de la fuerza esta alejada del foco de la fractura, y las fuerzas aplicadas tienden a torcer o angular el cuerpo.

 

Síntomas

  • Dolor de manera intensa
  • Deformidad de la zona afectada
  • Inflamación y hematomas en la zona
  • Dificultad para mover la zona
  • Entumecimiento

Tratamiento conservador

Para tratar una fractura se puede utilizar tanto métodos externos tales como yesos, férulas, molde de fibra de vidrio, u otros dispositivos como los fijadores externos, que son unas barras por fuera de la piel unidas a clavos finos en el hueso; cómo también se utilizan métodos internos como placas metálicas, clavos o tornillos metálicos que ayudan a fijar y consolidar el hueso.

Las fracturas pueden tardar varias semanas o meses en soldar, esto va a depender del tipo de herida y del cumplimiento de las instrucciones del médico por parte del paciente. 

El dolor desaparece mucho antes de que el hueso esté lo suficientemente sólido como para soportar actividades normales. Pero aún después de quitado el yeso se debe restringir las actividades hasta que reciba indicación del médico para comenzar con las actividades normales.

Tratamiento en fisioterapia

El fisioterapeuta trabajará, por un lado, para favorecer y estimular la síntesis del calcio y favorecer el proceso de regeneración ósea. Lo más importante es que el hueso suelde y lo haga correctamente, manteniendo la línea ósea. Por otro lado, como en toda lesión traumática, habrá unas lesiones secundarias a esta principal, como son edematización y hemorragia. La respuesta inflamatoria es un proceso fisiológico sano y necesario. 

 

Al tener el área de la fractura inmovilizada, los músculos alrededor de la zona estarán débiles, por lo tanto, se debe realizar una rutina de ejercicios de fortalecimiento a partir de que sea retirado el yeso o cualquiera que haya sido el método utilizado. Deberá aumentar gradualmente las actividades hasta que esos tejidos pueden funcionar normalmente y se haya completado el proceso de curación. 

Para una sana y pronta recuperación será necesaria la intervención fisioterapéutica tanto para la indicación de los ejercicios adecuados como para la rehabilitación por medio de electroterapia, agentes físicos, ejercicio terapéutico, hidroterapia, reeducación u otras técnicas según sea el caso.